Japón en 15 días (Parte II: Kioto y Alpes Japoneses)

kioto 6 días

Visitamos la zona de Kioto y las ciudades cercanas: Nara e Inari, Osaka, Hiroshima y Miyayima. Además de los Alpes Japoneses.

Tras nuestra primera parte del viaje en Tokio y alrededores en 7 días , hicimos una parada de dos días en los Alpes Japoneses, concretamente en Takayama, visitando también el pueblo de Shirakawa-go. Y luego ya continuamos a visitar Kioto y el resto de ciudades.

Podéis ver la organización completa de nuestro viaje a Japón en 15 días, con los sitios en los que dormimos, para tener una visión más global de como estructuramos los días de viaje, los sitios en los que dormimos, el por qué de esas elecciones y algunas curiosidades y recomendaciones que consideramos importantes.

Qué visitar en Kioto y alrededores en 6 días

Aunque, como hemos mencionado al principio, fuimos a los Alpes Japoneses previo a ir a Kioto, en este post empezaremos primero por descubriros lo qué visitar en Kioto y los alrededores en 6 días, ya que muchos de vosotros no iréis a los Alpes Japoneses. Por lo tanto, nuestro día 8 de los 15 días en total que estuvimos en Japón, sería el primero de los 6 que estuvimos en esta zona. Y al final compartiremos también nuestra experiencia de 2 días en Takayama.

Día 8: Qué visitar en Kioto y alrededores en 6 días: Nara e Inari

El primer día alojados en Kioto, nos fuimos con nuestro JR Pass a Nara, ubicada a menos de 1 hora de Kioto, y de regreso paramos en Inari. Es una de las excursiones más típicas que hacer desde Kioto, por la gran riqueza histórica, cultural y natural que desprenden estos dos lugares.

Mañana en Nara: Un Encuentro con la Historia y la Naturaleza

Comenzamos el día en Nara para descubrir su patrimonio cultural. Después de adquirir un ticket de autobús de un día, nos dirigimos al Parque de Nara a ver los dos templos y el santuario considerados Patrimonio de la Humanidad. Y también el entorno natural que los rodea y uno de los aspectos más populares del mismo, su gran población de ciervos, que viven en libertad y campan a sus anchas por las calles de esta curiosa ciudad.

Templo Todai-ji: Empezamos, tras ser recibidos por los famosos ciervos de Nara nada más bajarnos del autobús, por este popular templo. Allí, nos maravillamos con la majestuosidad del Gran Buda y exploramos su interior. El precio de la entrada son 600 yenes. Es el monumento más importante de la ciudad. Si solo queréis entrar a un templo por razones de tiempo, dinero o lo que sea, elegid este.

Gran Buda Nara

Santuario Kashuga Taisha: Posteriormente, nos sumergimos en la serenidad de este santuario enclavado en el interior del Parque de Nara y a pocos minutos caminando del anterior, rodeados más si cabe todavía de los ciervos, al ser una zona alejada de la carretera y el tráfico. El precio de la entrada son 500 yenes.

Templo Kofukuji: Volvimos sobre nuestros pasos para llegar a este otro templo budista y ver su gran pagoda de cinco pisos. Este templo lo vimos solo desde fuera, porque estaba en obras y porque ya habíamos visto por dentro los otros dos.

Para un merecido descanso después de esta sesión de templos, nos dirigimos a la panadería Mia’s Bread, por recomendación de una guía de viajes, donde disfrutamos de deliciosos bocadillos. Luego, exploramos el pintoresco barrio antiguo de Naramachi, con sus casas de madera.

Casa tradicional Koshi-No-Le: Este lugar, cuya visita es gratuita, nos brindó una visión fascinante de la historia local. La verdad que es una casa típica que bien merece la pena visitar si tenéis tiempo.

Calle Comercial Higashiuki: Terminamos nuestra visita en Nara recorriendo esta animada calle, repleta de tiendas (donde compramos algunos souvenirs) y también de sitios de comida.

Aquí os dejo una foto de los ciervos atacándome por la espalda en busca de comida 🤣

Ciervos Parque de Nara

Tarde en Fushimi Inari: Un Paseo Místico y Cultural

Por la tarde, nos dirigimos al mágico Fushimi Inari, conocido por su impresionante santuario y el entorno natural que lo rodea.

Santuario de Inari: Este templo se hizo especialmente famosos a raíz de su aparición en la famosa película Memorias de una Geisha. Sus 5 km a través de puertas Toriii (hay más 5.000 en toda la zona), son un auténtico espectáculo para la vista. Inari es el dios del arroz y por lo tanto de los comerciantes. El zorro o kitsune, figura que encontraréis en vuestro recorrido, se muestra porque es el mensajero del dios Inari.

Nosotros fuimos a Inari a las 17 horas en el camino de vuelta de Nara a Kioto, porque es una de las paradas del tren. A esa hora, estaba repleto de gente. Casi imposible hacerse una foto sin personas, y había que pararse a menudo de la de turistas que estábamos. Lo mejor yo creo que es ir a primera hora de la mañana o a última de la tarde, para verlo sin multitudes. Igualmente, es un sitio impresionante, tanto por los toriis como por el entorno natural.

Santuario de Inari

Distrito del Sake de Fushimi: Antes de llegar al santuario, se puede pasear por este distrito, donde hay unas 40 bodegas de sake y donde se puede descubrir la cultura local y la tradición del sake japonés. Para hacer esto, habría que parar volviendo de Nara en la parada anterior a Inari, que sería la de Fushimi, e ir caminando por este distrito hasta llegar al santuario.

Noche en Kioto: Una Cena Auténtica yakitori

Para culminar nuestro día, regresamos a Kioto y disfrutamos de las impresionantes vistas desde la Estación de Kioto, iluminada con fascinantes juegos de luces y música. Merece la pena subir a la última planta a ver las vistas a la ciudad y el edificio de la propia estación. Aquí tenéis también numerosos restaurantes, donde destaca un pasillo entera de locales de ramen.

Nosotros cenamos fuera de la estación, a 10 minutos, en el Yakitori Tsujiya Kyotoekimaenishi, comimos unas exquisitas brochetas yakitoris. Es un sitio tradicional para comer alrededor de la barra viendo como cocinan, estaban muy buenas. Sin lugar a duda un sitio para apuntarse.

Cena Yakitoris

Y así terminamos este intenso pero maravilloso día descubriendo dos lugares imprescindibles que visitar en Japón en 15 días.

Día 9: Qué visitar en Kioto y alrededores en 6 días: Festival en Kioto y Osaka

El segundo día en Kioto, lo hicimos coincidir con un famoso festival de carrozas llamado Gion Matsuri, el cuál fuimos a ver de buena mañana, antes de irnos a explorar Osaka.

Gion Matsuri: Un festival tradicional

Comenzamos por tanto la jornada temprano en Kioto, sumergiéndonos en la esencia del Gion Matsuri. Este festival, con raíces que se remontan al año 869, no solo es un despliegue colorido de carrozas y desfiles, sino también un testimonio de la conexión espiritual y cultural de Japón con sus tradiciones. Las veintitrés carrozas Yamahoko, elegantemente adornadas, desfilan por las calles del centro de Kioto (Shijo-dori, Karasuma-dori, Kawaramachi-dori y Oike-dori), llevándonos por un viaje a través del tiempo.

Originalmente concebido como un rito para apaciguar a los dioses y poner fin a una plaga en 869, el Gion Matsuri ha evolucionado a lo largo de los siglos. Cada año, un niño japonés es honrado como el «niño sagrado» o «mensajero divino», manteniendo viva la conexión entre lo divino y lo humano. Empezaba a las 9 de la mañana, por lo que a esa hora estábamos ya por allí. Había mucha gente porque es un festival muy popular, pero pudimos verlo bien y realmente mereció mucho la pena. Una oportunidad para acercarnos a la cultura y tradiciones japonesas. Podríamos decir que es parecido a una Semana Santa a la japonesa.

Gion Matsuri Kioto

Osaka: Entre Rascacielos, Tradición y Modernidad

Tras empaparnos de la riqueza cultural del Gion Matsuri, nos dirigimos a Osaka, que se encuentra a solo 15 minutos en tren desde Kioto.

Umeda Sky Building: Esta fue nuestra primera parada. Un rascacielos situado muy cerca de la estación de Osaka que ofrece vistas panorámicas de 360 grados de la ciudad. Subimos al piso 45 en un ascensor panorámico gratuito y disfrutamos de las vistas. Se puede subir un piso más y llegar a la azotea, esto ya pagando entrada.

Barrio de Shinsekai: Después, nos fuimos en el metro a este colorido barrio, lleno de luces y salas de juegos, con su famosa Torre Tsutenkaku y sus animadas calles comerciales. Aquí comimos en un restaurante y probamos las brochetas rebozadas (kushikatsu) en Kushikatsu Daruma. El sitio es normalito, tampoco es especialmente recomendable, seguro que los hay mucho mejores.

Castillo de Osaka: Desde Shinsekai nos dirigimos al castillo, probablemente el monumento más emblemático de la ciudad. Aunque no entramos por dentro (cerraba pronto), disfrutamos del edificio en sí, que es muy bonito, y del gran parque que lo rodea, sumergiéndonos en la serenidad de este oasis urbano.

Castillo de Osaka

Amerika-mura: Esta siguiente parada nos transportó a este barrio de estilo americano y ambiente hipster, con murales callejeros y farolas temáticas. Un lugar interesante para pasear, donde os podréis encontrar con cosas curiosas, nosotros vimos un concierto en un escaparate de una boyband japonesa.

Barrio de Dotonbori: Para por la noche dejamos este barrio, el más famoso de la ciudad, con sus miles de neones brillantes, sus pantallas gigantes y su canal repleto de bares, centros comerciales y tiendas. Tras pasear, hacernos unas cuantas fotos y disfrutar de su ambiente, entramos en un restaurante de la zona para probar las delicias locales, como el takoyaki y el cangrejo. En Osaka tenéis que probar sus platos típicos, que son el kushikatsu, el takoyaki y el okonomiyaki.

Dotonbori, Osaka

Después de la cena, dimos otra vuelta por Dotonbori y vimos un espectáculo callejero de música y baile de camino al metro, desde donde volvimos a la Estación de Osaka para coger el tren de vuelta a Kioto. Este fue un día muy intenso, de los de salir del hotel a las 8 de la mañana y volver a las 12 o la 1 de la noche. Acabamos exhaustos, pero maravillados con el Gion Matsuri y con una de las ciudades que no podéis dejar de visitar en los alrededores de Kioto en vuestro viaje de 15 días a Japón.

Día 10: Qué visitar en Kioto y alrededores en 6 días: Hiroshima y Miyayima

En este día visitamos la icónica isla de Miyajima y exploramos la conmovedora historia de Hiroshima. Desde majestuosos torii hasta conmovedores memoriales de paz, una mezcla perfecta de belleza natural e historia, de las tristes.

Miyajima: La Isla de los Dioses y los Ciervos Sagrados

Comenzamos temprano, cogiendo tren bala hacia Miyajima (incluido en el JRPass) , un viaje de dos horas que anticipamos reservando nuestros asientos el día anterior para asegurarnos el sitio.

Al llegar a Hiroshima, desde la misma estación, fuimos en tren hasta la parada donde se encuentra el embarcadero para tomar el ferry hacia Miyajima. El viaje en ferry hasta la isla viene también incluido en el Japan Rail Pass. Lo más famoso, es su majestuoso Torii de Itsukushima sumergida en el mar.

Para ir la Miyayima, tenéis que tener en cuenta varias cosas. La primera, se tarda entre ir hasta el embarcadero y cruzar en el ferry como 1 hora. Y la segunda que tenéis que tener en cuenta son las mareas. Con marea alta, que yo creo que es lo más bonito, el torii se queda sumergido en el mar y el templo rodeado de agua. Con marea baja, queda al descubierto, e incluso se puede caminar por la arena y atravesar el torii.

Nosotros fuimos cuando la marea estaba bajando, porque ya era imposible cuadrar todos los horarios. El sitio es espectacular de todas las maneras, por lo que no os preocupéis demasiado por este tema.

Para darle más encanto, la isla está repleta de ciervos sagrados que deambulan libremente.

Mijayima

Hiroshima: Paz y Resiliencia tras la tragedia

De regreso a Hiroshima, utilizamos el Japan Rail Pass para movernos por la ciudad con el Citysightseeing, con sus tres líneas, el cuál está incluido y atraviesa los lugares más emblemáticos. Casi todo está concentrado en el Parque Memorial de la Paz, donde podréis ver varias cosas.

Cúpula de la Bomba Atómica: Iniciamos nuestra travesía en este símbolo de la ciudad como el único edificio que quedó en pie tras el lanzamiento, pasando antes por la Torre Conmemorativa dedicada a los estudiantes movilizados.

Cúpula bomba atómica

Museo Memorial de la Paz:  Este museo ofrece una mirada a la tragedia nuclear y sus consecuencias. Es un museo muy completo, muy bien montado y muy explicativo sobre toda la historia de la bomba atómica, desde cómo se creó hasta por qué los americanos eligieron esta ciudad para lanzarla, sus consecuencias… Lo que se ve allí realmente es duro, pero está contado desde el aprendizaje para el futuro, no desde el rencor (así son los japoneses). A mí personalmente me resultó muy interesante. Si vais a Hiroshima, tenéis que ir. A Ana le pareció demasiado duro, no compartimos la misma opinión.

Monumento a la Paz de los Niños: Este famoso monumento está dedicado a la historia de Sadako Sasaki, una niña que murió, como muchas otras personas, a causa de las consecuencias radioactivas posteriores de la bomba atómica. Está adornado con miles grullas, símbolo de la paz.

Monumento por la paz

Después de ver el Parque Memorial, fuimos hasta los Jardines Shukkeien, a pocos minutos de distancia, aunque llegamos tarde y estaban cerrados porque cierran a las 18h, por lo que simplemente dimos un paseo por la zona y disfrutamos de la ciudad.

En Hiroshima es famoso el okonomiyaki. Podéis degustarla en varios sitios, uno de ellos es el restaurante Okonomimura.

De vuelta a la estación para volver a Kioto, nos adentramos en el mercado de comida de la Estación de Hiroshima y nos aprovechamos de los descuentos de última hora para llevarnos una deliciosa, generosa y exquisita bandeja de sushi para comer en el tren.

Sushi mercado estación Hiroshima

Un día completo con un perfecto equilibrio entre la serenidad de Miyajima y la reflexión en Hiroshima. Un recordatorio de la belleza y la resiliencia que surge incluso en los momentos más oscuros de la historia.

Día 11: Qué visitar en Kioto y alrededores en 6 días. Kioto

En nuestro cuarto día completo alojados en Kioto, nos dispusimos por fin a conocer esta ciudad a fondo, ya que los otros tres días solo la habíamos utilizado como base para las excursiones a otras ciudades. Solo habíamos visto unas pinceladas de la ciudad en los alrededores de la estación (que además era donde estaba nuestro hotel) y en la mañana que estuvimos en el Gion Matsuri.

Mañana en Kioto: Pabellón de Plata y free tour

Comenzamos temprano para aprovechar al máximo el día.

Pabellón de Plata: Nuestro día empezó con una visita a este templo que se encuentra a una media hora del centro de la ciudad. Nosotros tardamos algo más porque estábamos alojados en la zona de la Estación de Kioto. Fuimos en autobús. Al llegar a las 8:30 a.m., justo la hora de apertura, disfrutamos de la paz, la belleza y la tranquilidad que ofrece este icónico templo, uno de esos lugares imprescindibles que visitar en Kioto.

Pabellón de Plata Kioto

Free tour por Kioto: Después de la visita al Pabellón de Plata, nos fuimos al centro en autobús, ya que a las 10 teníamos un free tour por el corazón de Kioto. Este recorrido nos llevó a través del famoso Barrio de Gion (el denominado barrio de las geishas), donde pudimos maravillarnos con la arquitectura tradicional y sus estrechas calles llenas de historia. Nuestro itinerario continuó con visitas al impresionante templo Chion-in, y recorrer las famosas calles Kinencho y Ninenzaka, que nos llevaron al espectacular Templo Kiyomizu-dera, donde terminamos el tour. La verdad que nos gustó mucho hacer este free tour con Civitatis, porque pudimos conocer de la mano del guía aspectos de la cultura japonesa y datos históricos que no hubiéramos conocido por nuestra cuenta. Además, tuvimos la suerte de ver unas Maiko (aprendices de Geisha) en nuestro recorrido, que no son nada fáciles de ver.

Después de descubrir las maravillas de Kioto, y tras comprar algunos souvenirs por Ninenzaka, encontramos por la zona cercana a donde acabamos el tour, un pequeño restaurante especializado en okonomiyaki, y allí nos paramos a descarsar y reponer fuerzas.

Tarde-noche: Ceremonia del té y descubriendo la magia de Kioto

A a las 5 de la tarde, nos dirigimos al Templo JOTOKU-JI para participar en una auténtica Ceremonia del Té. La experiencia, que reservamos a través de la empresa GetYourGuide, nos brindó una visión única de la rica tradición japonesa y la conexión espiritual que caracteriza a este antiguo ritual en torno al té matcha. A mí me gusta todo lo relacionado con el mundo del té y tenía ganas de hacer esta actividad. Éramos solo 10 personas y nos pareció realmente interesante ver todo el ritual que se hace en torno al té matcha de la mano de una experta, que nos iba explicando cada paso mientras nosotros mismos participábamos en la ceremonia.

Ceremonia del Té

Zonas de Hashishitacho, Shirakawa Line y Kawabatacho: Con la tarde cayendo, nos adentramos en estos barrios llenos de encanto, que te transportan a otra época, con sus callejones empedrados y casas de madera tradicionales. La luz tenue, el silencio o la arquitectura de los locales es una sensación difícil de explicar, pero os puedo asegurar que pasear por aquí por la noche es algo muy especial.

*Nota: Si vais a cenar por esta zona u queréis comer o cenar, conviene buscar y reservar antes, porque hay muchos restaurantes, pero desde fuera no se ve nada, ni hay menús en la puerta.

Kioto, con su fusión de lo antiguo y lo moderno, nos dejó maravillados en este primer día completo visitándolo. Cada rincón de esta ciudad respira historia, cultura y tradición.

Día 12: Qué visitar en Kioto y alrededores en 6 días. Kioto

Nuestro segundo día completo en Kioto lo dedicamos a seguir viendo otros lugares imprescindibles de esta ciudad mágica.

Mañana en el Templo Dorado, Castillo Nijo y Mercado Nishiki

Templo Dorado: Decidimos aprovechar la tranquilidad de la primera hora de la mañana para visitar este lugar mágico sin muchas multitudes. Aquí pudimos apreciar la majestuosidad de este templo dorado. Sin duda uno de los templos más impresionantes que pudimos ver en Japón en cuanto a belleza se refiere. Solo se puede ver por fuera y pasear por sus jardines, no se visita por dentro, pero tanto el templo en sí como los alrededores, hacen que sea un lugar imprescindible que visitar en Kioto.

Templo dorado

Castillo Nijo: Desde el templo, nos dirigimos al castillo, donde exploramos tanto sus murallas, sino también sus pasillos y salas que resonaban con la historia del Japón feudal. Fue como dar un paso atrás en el tiempo y adentrarse en la grandeza de épocas pasadas. A mí sinceramente este sitio me maravilló, especialmente por dentro. Nada que ver con un castillo occidental. La gran cantidad de salas y los grabados que había en ellas me dejaron realmente impresionado. Yo lo recomiendo 100%.

Sala Castillo de Kioto

Mercado de Nishiki: Después de empaparnos de historia, paseamos por la calle Teramachi-dori, rumbo al mercado, para disfrutar de la autenticidad del día a día en Kioto. En Japón, la gastronomía es religión, y eso se nota. Los productos frescos, bien presentados y bien elaborados son su seña de identidad, y un mercado como este, es una representación perfecta. Aquí podéis degustar pescados, verduras, dulces, o todo lo que queráis. Yo personalmente lo paso hasta mal porque me estresa pensar que no puedo probar todo lo que ofrecen 😂

Restaurante Jiki Miyazawa: Para la hora del almuerzo, al lado del mercado, teníamos reservado desde hace tiempo un pequeño capricho que queríamos darnos en nuestra estancia en Kioto, un restaurante galardonado con una estrella Michelin, degustando un ménú kaiseki. Cada plato que probamos era una obra maestra, que elaboraban delante nuestro y que combinaba sabores y presentaciones de manera exquisita. Nos costó unos 50€ por persona, que para ser un Estrella Michelín en Japón y con la calidad de los productos, el servicio y la elaboración, es bastante asequible (este menú está disponible solo al medio día, por la noche el menú es más caro). No se va a Japón todos los días, así que, si os gusta la alta gastronomía, no perdáis la oportunidad de hacer esto. Hay bastantes sitios para hacerlo. Este desde luego está genial.

Nosotros reservamos online con unos 15 días de antelación para asegurarnos el sitio. Tenéis que tener en cuenta que estos sitios son exclusivos, éramos para comer en total 8 o 10 personas nada más. Lo reservamos a través de la página My Concierge Japan.

Tarde: Naturaleza y tradición japonesa en el Bosque de Bambú

Bosque de Bambú: Por la tarde fuimos a las afueras de Kioto a este lugar rodeado de gran cantidad de bambúes. Se tarda unos 45 minutos desde el centro y se puede ir en autobús o tren. Aquí caminamos por los senderos de este bosque de bambú, tan representativos de Japón.

Bosque de bambú

Es un lugar interesante y bonito. Pero, si por falta de tiempo tenéis que descartar algún lugar que ver que Kioto, que sea este. Digamos que es un extra, por si tenéis tiempo de sobra como nosotros.

Cena de yakitoris

Para culminar nuestro día, decidimos repetir una cena que nos había cautivado: yakitoris cerca de la estación en el sitio donde habíamos cenado el primer día y que tanto nos gustó. El ambiente acogedor y la selección de brochetas nos hicieron regresar para saborear una vez más la autenticidad de la cocina japonesa.

En resumen, nuestro día visitando Kioto fue una mezcla perfecta de historia, cultura, naturaleza y delicias gastronómicas. Kioto, con su rica herencia y su exquisita cocina, ciertamente confirmó esa fama que tiene de ser un lugar absolutamente mágico.

Día 13: Qué visitar en Kioto y alrededores en 6 días. Kioto

Al día siguiente volvíamos ya a Tokio, para pasar allí un último día y medio. Teníamos un rato por la mañana antes de coger el tren, por lo que decidimos hacer una última visita.

Templo Toji: Se encuentra muy cerca de la estación. Podéis apuntarlo en la lista de lugares extra que visitar, porque es grande e interesante pero prescindible. Tiene una pagoda de 5 pisos. Para entrar a los templos hay que pagar entrada, pero merece la pena, tiene unas estatuas de budas muy interesante. Además, coincidió que había un mercadillo japonés con multitud de puestos dentro del mismo recinto del templo, donde compramos algunos tés. Había puestos de comida, de ropa, de instrumentos musicales, de té y especias…

Después de esto, volvimos a nuestro hotel a coger las maletas y nos dirigimos a la estación para despedirnos de esta fantástica ciudad y regresar a Tokio y pasar allí un último día y una noche antes de coger nuestro vuelo de vuelta.

Y, cómo hemos mencionado al principio del post, ahora vamos a descubrimos nuestros 2 días visitando Los Alpes Japoneses, por si tenéis tiempo y podéis incluirlo en el viaje.

Qué visitar en los Alpes Japoneses en 2 días

Takayama es un tranquilo pueblo de montaña en los llamados Alpes Japoneses que ofrece una experiencia completamente diferente a la bulliciosa Tokio, pasando al Japón más rural. En Takayama, podrás descubrir su encanto tradicional, visitar multitud de templos y santuarios, degustarás la deliciosa carne wagyu de hida, una especialidad local y, sobre todo, te sorprenderás con un magnífico entorno natural donde destacan los paisajes verdes, las montañas y los ríos.

Día 6: Qué visitar en Los Alpes Japoneses: Takayama

Mañana: Llegada a Takayama desde Tokio

Comenzamos el día temprano en Tokio y nos dirigimos a Takayama en el Shinkansen, utilizando el JR Pass. El viaje nos llevó aproximadamente 4 horas y media, con una escala en Toyama. Habíamos reservado plaza el día anterior, ya que era un viaje largo. La escala fue de poco tiempo y el viaje muy cómodo. A medida que nos adentramos en las montañas, pudimos disfrutar de impresionantes vistas panorámicas.

Tarde en Takayama: Encanto y Tradición

Llegamos a Takayama a primera hora de la tarde y nos fuimos a dejar las maletas a nuestro hotel, que estaba al lado de la estación. Pero antes, nos pasamos por la estación de autobuses, justo al lado, y reservamos para el día siguiente la excursión a Shrikawa-go, ya que habíamos leído que era recomendable reservar con antelación, porque los autobuses se llenaban y te podías quedar sin plaza.

Ryokan Koto No Yume: Nosotros nos alojamos en este ryokan de Takayama para vivir una experiencia auténtica y fue un acierto total. El sitio tiene mucho encanto, el onsen estaba muy bien (tenía un baño termal interior y otro exterior), el personal muy amable y el desayuno japonés simplemente no tengo palabras para describir tal exquisitez. Y la ubicación perfecta para visitar el pueblo.

Una vez instalados, nos ataviamos con el yukata que te dan, te dan varios a elegir y nos tomamos un té al más puro estilo tradicional japonés para hacernos las correspondientes fotos como aplicados turistas 😂

Tras hacer el check de este clásico del buen viajero a Japón, nos cambiamos y nos fuimos a visitar el pueblo. También te dejan un kimono por si te vienes arriba y quieres visitar el pueblo con él, pero nosotros no lo vimos claro.

Ryokan Takayama

Sanmachi Suji (Casco Viejo): Comenzamos visitando Sanmachi Suji, el casco antiguo de Takayama. Las calles Ichinomachi, Ninomachi y Sannomachi te transportan en el tiempo, con edificios de madera bien conservados y tiendas tradicionales. Si tenéis opción, visitarlo mejor por la mañana, que es cuando hay más movimiento. Por la tarde, las tiendas cierran muy pronto, a las 17 horas.

Templo Hida Kokubunji: Continuamos visitando el Templo Hida Kokubunji, un lugar histórico de Takayama, el más antiguo y exuberante de la región de Hida.

Puente Nakabashi: Este famoso puente ofrece una vista panorámica del río y el pueblo de Takayama desde una perspectiva única. Paso obligado, ya que desde aquí se tienen unas bonitas vistas de todo el entorno natural.

Paseo Higashiyama Yuhodo: Desde el puente, nos adentramos en el Paseo Higashiyama Yuhodo, un tranquilo recorrido que os llevará a través de numerosos y bonitos templos. La paz y la belleza de esta zona lo convierte en un lugar sagrado que no os podéis perder. Hay muchos templos y santuarios muy seguidos, unos al lado de los otros.

Santuario Sakurayama Hachimangu: A la vuelta al centro del pueblo tras recorrer el Paseo Higashimaya, pasamos por el Santuario Sakurayama Hachimangu, otro sitio histórico con una impresionante arquitectura.

Casco viejo Takayama

Cena en Takayama: Carne de Hida

Nuestra primera opción era un restaurante que nos habían recomendado que se llama Maruaki, para probar la carne de hida. Es un restaurante local conocido por esta especialidad. Nuestro problema fue que cuando pasamos por la tarde nos dijeron que no reservaban y cuando fuimos directamente por la noche había una larga cola y no pudimos probarlo, así que cenamos en otro restaurante cercano que también ofrecía esta deliciosa carne, aunque tenía menos variedad y no estaba tan especializado.

Cuidado aquí porque pasamos de una ciudad que no duerme como Tokio a un pueblecito pequeño de las montañas, donde a las 17h cierran todas las tiendas. Y los restaurantes para cenar cierran pronto, a las 20:30h no encontrábamos sitio, por lo que los horarios son algo muy importante a tener en cuenta en la organización.

Por la noche, a la llegada al ryokan, nos fuimos al onsen. Están separados entre el de hombres y el de mujeres. Hay que entrar desnudos y en nuestro caso, al ser ya tarde cuando fuimos y ser un ryokan pequeño, pudimos disfrutar cada uno del suyo completamente en exclusiva, tanto del interior como del exterior. Eso sí, estaba muy caliente, era verano y ya de por sí había una alta temperatura exterior. Estuvo relajante, pero seguro que en otras épocas más frías se agradece y se disfruta más.

Día 7: Qué visitar en los Alpes Japoneses en 2 días: Takayama y Shirakawago

En este día de nuestro viaje de 15 días a Japón, continuamos explorando la riqueza de la cultura tradicional en Los Alpes Japoneses, donde continuamos disfrutando de Takayama y del hermoso pueblo de Shirakawa-go.

Mañana en Takayama: Descubriendo la Historia

Desayuno en Ryokan: Comenzamos el día con el excepcional desayuno tradicional en el ryokan, que nos dio fuerzas para aguantar la jornada en perfectas condiciones. Está descrito en detalle en el post general de las Recomendaciones para viajar a Japón. Pero no viene mal repetir que fue uno de los mejores desayunos que he probado en mi vida, sino el mejor. El desayuno se elige entre tres opciones: tradicional japonés, otro tipo occidental y el tercero basado en frutas y verduras. Ana eligió el de frutas y también era muy bueno y muy completo, por si no os apetece comer carne, algas… a primera hora de la mañana.

Takayama Jinya: aprovechamos la mañana para visitar el Takayama Jinya, un edificio gubernamental histórico que se puede visitar por dentro. Este sitio permite explorar la historia de la región y saber cómo se organizaban en esta zona años atrás. Un espacio interesante y además muy bonito.

Mercados Matinales (Asaichi): A continuación, visitamos los mercados matinales de Takayama. En los mercados Jinya-mae Asaichi y Miyagawa-Asaichi pudimos pasear, ver los productos locales, artesanías y sumergirnos en la vida cotidiana de Takayama. Y comprar algunas cosas.

Excursión a Shirakawa-go

Después de estas visitas en Takayama, a media mañana, cogimos el autobús rumbo a Shirakawa-go. El autobús es caro (35€ por persona ida y vuelta), puede que haya otros pueblos parecidos y sean más asequibles, pero este desde luego es muy bonito. Shirakawa-go es conocido por sus casas de estilo Gassho-zukuri, que tienen techos de paja inclinados, y un entorno muy pintoresco.

Paseo por el Pueblo: Una vez en Shirakawa-go, dimos un tranquilo paseo por el pueblo. Las casas tradicionales y la exuberante naturaleza del entorno, te hacen retroceder el tiempo y ver un Japón rural y diferente, aunque con un claro enfoque turístico en este caso, ya que es la principal fuente de ingresos de este pueblo.

Subida al Mirador: Después del paseo, subimos a admirar las vistas panorámicas al mirador de Shirakawa-go.

Mirador Shirakawa-go

Casas Tradicionales: Visitamos por dentro una de las casas tradicionales de Shirakawa-go para conocer de cerca su forma de vida, concretamente Casa Wada, una de las más famosas. Hay algunas otras que se pueden visitar también. Aquí mi recomendación es que visitéis una, la que queráis, para haceros una idea de cómo vivían y verlas por dentro. Merece la pena.

El pueblo se visita tranquilamente en 3 horas, da tiempo a verlo todo sin prisas e incluso a tomarse o comer algo, como nosotros hicimos.

Regreso a Takayama y viaje a Kioto

A la vuelta, recogimos nuestras maletas y junto a la estación, comí una hamburguesa de carne de Hida para despedirnos con buen sabor de boca de esta bonita parte de Japón.

Después, habíamos reservado el viaje en Shinkansen (JRP) de Takayama a Kioto, donde llegamos ya por la noche tras otras 4 horas de viaje con escala en Nagoya. El paisaje de vuelta la verdad que me pareció alucinante. Todo el rato pegado al río y con unos paisajes que no queríamos dejar de mirar ni un segundo. Una lucha titánica de no querer perderse nada del paisaje, contra el sueño que ataca tras un día intenso unido al relajante traqueteo de un tren que viaja entre paisajes de película.

Con esto terminamos este post sobre qué visitar en Kioto y alrededores por un lado, y qué visitar en Los Alpes Japoneses por el otro. 8 días y 7 noches donde pudimos ver, hacer y experimentar muchas cosas gracias a la cercanía de estos lugares increíbles que tiene Japón y, por supuesto, también, a sus buenas comunicaciones.

Tags from the story
, , ,
More from dpolo
10 Consejos para visitar Moscú en 3 o 4 días
En este post os voy a hablar de la capital rusa, una...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.