Ruta de 5 días por Alsacia y la Selva Negra (Parte II: Alsacia)

que hacer Alsacia

En la segunda parte del viaje, cruzamos desde la Selva Negra a Alsacia, concretamente desde Baden-Baden a Estrasburgo. Esta preciosa zona turística situada al noreste de Francia es famosa por varias cosas, entre ellas por el vino, sus pueblos con encanto o sus espectaculares paisajes.

Ruta de 3 días por Alsacia

La primera noche, a nuestra llegada, nos fuimos a cenar y a dar una vuelta por la ciudad para una primera toma de contacto. Esto ya lo vimos en la última parte de nuestro post sobre qué hacer en 3 días en la Selva Negra. Por lo tanto, empezamos directamente desde el día 4 del viaje. ¡Vamos allá!

Día 4: Qué hacer en Alsacia

Estrasburgo

Este fue el único día de todo el viaje en el que dejamos aparcado nuestro coche de alquiler, ya que lo dedicamos por completo a visitar Estrasburgo.

Unas semanas antes de nuestro viaje, habíamos reservado ya un free tour en español para visitar la ciudad con un guía. Empezamos a las 11 de la mañana y el punto de encuentro era en la plaza de la catedral. El tour lo reservamos con Civitatis, que es una de las empresas más potentes que hay ahora mismo en lo que a free tours se refiere. Esta empresa organiza excursiones diarias en varios idiomas en muchas ciudades del mundo.

Free tour

Con el tour, visitamos los lugares más destacados de la ciudad, entre los que se encuentran: La Catedral, la plaza Kléber, la plaza del Ayuntamiento, la iglesia protestante de St. Peter, la Pequeña Francia (la zona con más encanto de la ciudad) el Puente del Cuervo, Les “Ponts Couverts”, la Escuela Nacional de Administración (una elitista escuela donde se han formado gran parte de los presidentes de la República de Francia) o la Plaza Broglie. En esta última plaza terminó nuestra visita. La visita duró cerca de 3 horas y fue todo caminando y recibiendo las explicaciones pertinentes. La guía explicaba bien, era agradable y el tour nos sirvió para conocer de forma detallada lo más importante de la ciudad en una mañana.

que hacer Alsacia

Pequeña Francia

que hacer Alsacia

Los Puentes Cubiertos

Después del tour y por recomendación de la guía, nos fuimos por nuestra cuenta dando un paseo hasta la Plaza de la República. Aquí se encuentran 2 importantes y majestuosos edificios: La Biblioteca Nacional y el Palace Du Rhin. Muy cerca de esta plaza se encuentra también el edificio de la Casa de la Ópera de Estrasburgo.

Desde aquí nos fuimos hacia la zona de la catedral. De camino, nos paramos a comer en un restaurante que tenía una terraza en una agradable calle peatonal, que nos lo habíamos merecido 🙂

Paseo en barco

Después de comer, nos dirigimos hacia la plaza de la catedral. Primero, para verla por dentro, que es gratuita. Y segundo, para sacar la entrada y hacer el paseo en barco por los canales. Esta es una de las actividades más recomendables que hacer en vuestra visita de 3 días a la capital de Alsacia. Dura aproximadamente 1 hora, la empresa que lo gestiona se llama Batorama y tienen la oficina allí mismo en la plaza de la Catedral. Hay muchas salidas, prácticamente cada media hora, por lo que podéis hacerlo prácticamente en cualquier momento. El precio son 13,5€. Y el muelle donde se coge el barco está a unos 10 minutos caminando de la plaza de la catedral.

El paseo comienza por los canales, recorriendo gran parte de la ciudad. Después sale al río y es aquí donde llega una de las cosas más curiosas de la excursión. Como parte del recorrido es por los canales y parte por el río, llega un momento en el que hay que cambiar del canal al río, justo donde se entra a la Pequeña Francia. El nivel del agua es diferente en los canales que en el río, por lo que, para salir al río, hay que subir el nivel del barco. Para ello, cierran unas compuertas por ambos lados del barco y sueltan agua para que el barco pueda subir al nivel del río. Así pues, mientras estás en el barco veréis cómo el barco va subiendo unos cuantos metros en cuestión de pocos minutos.

que hacer Alsacia

Pequeña Francia

En el batorama se recorren lugares como la maravillosa Pequeña Francia, la zona de los Puentes Cubiertos, las casas señoriales que se encuentran al lado del río o la iglesia de San Pablo (que parece una catedral por su tamaño).

Parlamento Europea

Saliendo ya del centro de la ciudad por el río (continuamos con el paseo en barco), se llega a otro de los lugares más destacados de la ciudad, el Parlamento Europeo. Junto a Bruselas y Luxemburgo, Estrasburgo es una de las 3 sedes del Parlamento Europeo, aspecto que sin duda marca la personalidad de esta urbe. De hecho, Estrasburgo, es la sede oficial del Parlamento Europeo, aunque a mayoría de comisiones parlamentarias se celebren en Bruselas.

Por tanto, este lugar, aunque un poco más alejado del centro, bien merece la pena una visita a sus elegantes edificios. Puede ser en el paseo en barco o bien acercándose a recorrerlos a pie. Algunos de los edificios se pueden incluso visitar.

que hacer Alsacia

Parlamento Europeo Estrasburgo

Tras el paseo en barco y después de comprar algún que otro souvenir, nos fuimos a nuestro alojamiento para descansar un poco y darnos una ducha antes de salir por la noche a cenar.

Pequeña Francia

Nos fuimos de nuevo a la Pequeña Francia para verlo de noche. Teníamos ganas de perdernos por sus calles y disfrutar de su ambiente nocturno. Por la mañana, con el free tour, habíamos pasado por allí, pero sin pararnos demasiado. Este es un barrio que merece la pena ser disfrutado sin prisa. Además, hay lugares que por la noche adquieren un encanto muy especial y diferente al que tienen durante el día, y este es uno de ellos.

Como curiosidad y dato histórico, hay que decir que este barrio se construyó en el siglo XVI ante el aumento de los casos de sífilis en la ciudad, para aislar al resto de ciudadanos de los contagiados con esta enfermedad. Hoy, se ha convertido en el barrio más visitado y fotografiado de Estrasburgo por su excelente estado de conservación.

Dimos un paseo por sus callecitas admirando sus coloridas casas y sus restaurantes con encanto hasta que el hambre apretó y nos sentamos en un plaza junto a los canales a cenar. Y después de esto, pusimos fin al primer día completo en tierras alsaciana de nuestra ruta de 5 días por la Selva Negra y Alsacia.

Cubiertas de la catedral

Esto nosotros no lo pudimos hacer por falta de tiempo, pero fue una recomendación expresa que nos hicieron. En el lateral de la catedral está la taquilla para sacar las entradas y subir a las cubiertas. Según tengo entendido, las vistas de la ciudad son maravillosas. El precio son 8€. Así que, si tenéis tiempo, no os lo perdáis.

Día 5: Qué hacer en Alsacia

En esta jornada, salimos a recorrer más zonas de Alsacia, una vez vista su capital, Estrasburgo. Visitamos unos cuantos lugares, empezando por un campo de concentración y continuando con varios de los pueblos más bonitos de esta región francesa.

Estrasburgo – Campo de concentración de Struthof-Natzweiler ( 50 minutos)

A menos de 1 hora de distancia de Estrasburgo tenéis otra de las mejores cosas que hacer en Alsacia en 3 días, visitar un auténtico campo de concentración nazi utilizado durante la Segunda Guerra Mundial. La llegada al lugar se hace a través de una carretera en la que disfrutaréis de naturaleza y paisajes verdes. La naturaleza se va haciendo más excelsa a medida que nos aproximamos.

Campo de concentración de Struthof-Natzweiler

Este campo de concentración, sin ser de los más famosos, no tiene nada que envidiar a los grandes campos de concentración nazis. Estuvo en uso desde 1940 hasta 1944. Unas 52.000 persona por aquí, de las cuáles se calcula que 22.000 perdieron la vida. Por torturas, desnutrición, por las duras condiciones de trabajo o incluso por experimentos científicas. En conclusión, una muestra más de a donde puede llegar la crueldad del ser humano.

El campo en sí se puede visitar aproximadamente en 1 hora y media y la verdad es que impresiona, sobre todo si es la primera vez que se visita uno. Podréis acceder a la cámara de gas, a las celdas, a los campos de trabajo y al museo, en el que está muy bien explicado lo que ocurrió en este lugar. La naturaleza y el silencio de la zona invitan a la meditación y a la comprensión sobre lo que significó este campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Mi recomendación sin lugar a dudas, es que lo incluyáis en vuestra ruta de 5 días en la Selva Negra y Alsacia, porque está muy bien conservado y es un pedazo de nuestra historia reciente. Bien es cierto que se te queda mal cuerpo después de verlo. Pero que todos aprendamos de los errores del pasado es un buen antídoto para no volver a cometerlos en el futuro. De hecho, nos contaron que en las escuelas alemanas los niños visitan al menos un campo de concentración en su etapa educativa para saber lo que es. Por ley, es obligatorio.

que hacer Alsacia

Campo de concentración de Struthof-Natzweiler

Campo de concentración de Struthof-Natzweiler – Colmar (1 hora)

Nuestro siguiente destino era Colmar, uno de los pueblos más famosos de Alsacia y su capital vinícola. Pero antes, quiero hacer hincapié en el camino desde el campo de concentración hasta Colmar. Se tarda 1 hora, pero nosotros tardamos por lo menos 2 horas. El camino es simplemente espectacular, especialmente la primera parte.

Pasaréis por algunos pueblecitos realmente encantadores como Le Howhald  Andlau. Allí os querréis parar a dar una vuelta, a hacer una foto y probablemente a tomar algo para asentar el estómago tras la visita al campo de concentración, como hicimos nosotros 😂.

Aparte de los pueblos en sí, lo más destacado de esta parte del trayecto son las grandes extensiones de viñedo de dicha zona vinícola por excelencia. El camino por carreteras comarcales entre viñedos es una pasada y muestra parte de la esencia y la forma de vida de la gente de la comarca en torno al vino. Sin duda, una de las mejores cosas que hacer en 3 días en Alsacia. Por tanto, contad con esto para cuadrar vuestros horarios.

que hacer Alsacia

Viñedos de Alsacia

Colmar

Llegamos a Colmar directos para comer. Y después, empezamos ya con nuestra visita a la ciudad. Lo hicimos desde el centro, donde se encuentra la oficina de turismo. En la cuál os dan un mapa y os hacen una propuesta de una ruta para conocer Colmar. Se puede seguir con el mapa y con las indicaciones que hay en el suelo con una “Estatua de la Libertad“. ¿Por qué este símbolo?. Pues porque Frédéric Auguste Bartholdi, el que construyó la mítica Estatua de la Libertad de Nueva York que le regalaron los franceses a los americanos, era de Colmar. De hecho, a la entrada del pueblo, en una rotonda, hay una réplica de la Estatua de Libertad.

Colmar está muy cerca de Alemania y esto se nota en muchos de sus edificios, de estilo gótico alemán. Podéis recorrer su casco antiguo siguiendo la ruta turística hasta llegar al punto más álgido de la visita, la Pequeña Venecia. Entre canales, este barrio regala imágenes fascinantes con sus casas coloridas y sus balcones de madera repletos de flores. Se puede hacer incluso un paseo en góndolas por los canales.

¡Carguen baterías, sonrían, apunten, 📷! Este es un lugar perfecto para disparar fotos a discreción y saturar a vuestros familiares y amigos (incluso a vuestros enemigos ).

Esta zona tiene varios bares y restaurantes, por lo que os podéis tomar algo en una de sus terrazas para disfrutar de la belleza del entorno.

 

Pequeña Venecia

 

Pequeña Venecia

Colmar – Eguisheim (15 minutos)

Tras la visita a Colmar, nos vimos con fuerzas de visitar un último pueblo. La verdad es que no sabíamos si nos iba a dar tiempo y no teníamos grandes expectativas. A pesar de estar considerado por la mayoría como el pueblo más bonito de Alsacia, pensábamos que sería similar a lo que habíamos visto en Colmar. ¡Craso error y falta de información por nuestra parte! Es precioso.

Eguisheim

Este fascinante pueblo es también famoso porque inspiró el de la mítica película de Disney La Bella y la Bestia. Obligatorio incluirlo entre vuestras cosas que hacer en 3 días en Alsacia.

Nosotros llegamos ya casi anocheciendo. Lo que hicimos fue simplemente caminar por sus calles sin un rumbo fijo, dejándonos guiar por las maravillosas casas que se encuentran en este pueblo empedrado. Su estado de conservación es muy bueno. Dicen que toda esta zona de Alsacia es una de las más bonitas del mundo para visitar en Navidad. Desde luego tiene que serlo, lo tenemos ya apuntado en nuestra lista porque no me cabe la menor duda de que tiene que ser alucinante.

Tras este reconfortante paseo para nuestros ojos, llegamos a una de las plazas principales del pueblo y cenamos en un restaurante, que ya era hora. Menú típico francés, en el que te dan a elegir entre 1 entrante y 1 plato principal o 1 entrante y 1 postre.

Eguisheim – Estrasburgo ( 1 hora)

Y después de esto, vuelta a nuestro campo base. Otra opción para no dar tantas vueltas es quedarse a dormir en esta zona. Aparte de ser preciosa, os permitirá estar más cerca de Mulhouse, si es que voláis desde este aeropuerto, como hicimos nosotros. Hay muchos alojamientos en Colmar y alrededores, ya que es una zona muy turística, por lo que tendréis una oferta variada donde elegir.

Día 6: Qué hacer en Alsacia

Lo cuento como día pero en realidad no hicimos nada. Teníamos que levantarnos e irnos directamente al aeropuerto para dejar el coche de alquiler y coger el vuelo de vuelta.

Estrasburgo – Aeropuerto de Basilea-Mulhouse-Friburgo (1 hora y 15 minutos)

Si tenéis tiempo, en este tramo podríais desviaros a ver un castillo que debe ser bastante recomendable pero que nosotros no pudimos ver porque no nos daba tiempo. Es el Castillo de Haut-Koenigsbourg. Queda de camino entre Estrasburgo y el aeropuerto, un poco antes de llegar a Colmar. Si os quedáis algún día a dormir por esa zona, también podríais incluirlo en vuestra visita. Nosotros nos quedamos con las ganas. He visto algunas fotos y tiene una pinta buenísima. Los castillos en Francia nunca defraudan.

En definitiva y poniendo punto y final a este post y a nuestro viaje. Teníamos altas expectativas con esta zona pero la Ruta de 5 días por la Selva y Alsacia fue incluso mejor de lo que pensábamos. Muchísimas cosas que hacer, pueblos maravillosos, paisajes de ensueño, buena gastronomía, buen vino… Así podría seguir un rato diciendo bondades sobre este territorio francés que no puedo hacer otra cosa que animaros a visitar cuanto antes.



Booking.com

Deja un comentario